Archivos para las entradas con etiqueta: terror

Oren Peli, El Fiasco Del Año

No creí que en este 2012, películas terribles como “Con El Diablo Adentro” o “La Dama De Negro”, fuesen superadas por otra clase de basura comercial, engañosa y hasta decepcionante, tanto que no te deja un motivo suficiente como para volver al cine en estos momentos. Hoy toca crítica, y vengo con todo para destrozar una de las cintas que para mí, ha sido estresante, aburrida y poco creativa del cine del terror.
En este caso, Oren Peli, el conocido director de películas como “Actividad Paranormal” entra para no salir. Y al menos en mi opinión, demuestra que está demasiado lejos de transformarse en uno de mis directores de cine favorito. Este es, cinéfilos, el fiasco del año.

No entiendo cómo puede estar dentro de la lista de los mejores directores de terror, el aclamado Oren. Si bien su fama sólo se debe a la trilogía de películas que ya he mencionado con anterioridad (que por cierto no me agradó ninguna de ellas) debo decir que sólo es por boletos vendidos. Desde el cine de horror moderno no se había visto una película tan taquillera, porque de “bueno”, creo que no tiene nada. Por eso me detuve un rato a preguntarme, “¿debo verla?” Desde ahí me doy cuenta que el engaño es comercial, vendiendo sólo su nombre a algo que en definitiva no vale la pena.

“Terror en Chernobyl”, mejor conocido como “Chernobyl Diaries” (Los diarios de Chernóbil) me ha engañado y en muchas cosas. Se decía incluso que el género a utilizarse sería el de falso documental. Y lo es al principio. ¡Pero válgame Dios, este sólo dura aproximadamente de cinco a diez minutos! Todo lo demás no es más que una película de formato común. Sin duda dije adiós a mi fantasía de poder vivir una experiencia al estilo “El Proyecto De La Bruja De Blair”. La cual considero la mejor cinta de falso documental de toda la historia. Sin embargo, eso sólo era el principio de una gran decepción.

La propuesta era creativa, o al menos eso quería prometer. Sin embargo, lo que no fue para nada creativo, sin duda alguna es el camino en el que llevaron dicha propuesta. Como una crítica anticipada me dije que sería una mezcla entre “El Despertar Del Diablo” y “La Bruja De Blair”. Pero como dije anteriormente, de lo segundo no vi mucho, ¿pero de lo primero? Sí, fue cierto, pero fue “tediosamente cierto”, esa es la gran diferencia. Desde el ensamble de una historia tan floja, (muy conocida y trillada) con argumento y diálogo simplón, hasta el desconocimiento de lo que ocurre. ¡Muchos cabos sueltos!

Se nota que Oren Peli está detrás de todo. Aunque no tiene el formato de falso documental, tiende a mostrarnos ciertas semejanzas que a palabras de muchos críticos, resumo: dan un resultado desastroso. Pésimo manejo de cámaras, que marean como “Cloverfield”, y una obscuridad que no te permite diferenciar ni a los personajes ni al escenario en el que se encuentran. Y eso no es lo peor de todo, sino que aún teniendo que soportarlo, debemos leer los subtítulos y observar cada suceso que transcurre, todo al mismo tiempo. Pero lo dije antes y lo vuelvo a decir, lo más decepcionante ni siquiera es eso.

Si ya es muy difícil de creer el hecho de que un grupo de jóvenes vayan a turistear en medio de una zona, que además de peligrosa es resguardada por el gobierno e infestada de radiación, ¿debo creerme que los “infectados”, sean tan inteligentes como para cortar los cables de los coches y tenderles trampas a los turistas? Pero eso sí, al mismo tiempo son caníbales insaciables con comportamiento de zombies. Lamento el Spoiler, pero debo dejar en claro que la trama es muy mala, tan mala que aburrirá a cualquiera. Muchos esperaban terror al estilo “actividad paranormal”, pero lo que nos encontramos tras el estreno este 13 de julio del 2012, es un bodrio que sólo nos hace dar de tres a cuatro brincos de susto por el resto de nuestras vidas.

En cuanto el contexto, está muy bien planificado. Excelente y acorde a lo que quiere ofrecernos la película. Aunque de verdad lamento el hecho de que teniendo tan buenos escenarios y utilizando uno de los desastres más recordados en la historia de la humanidad, no se haya podido realizar algo decente como para transformarse en una buena película de terror. O dejemos en paz eso, una “recomendable película de terror”. El suspenso se hace tedioso tras cada minuto trascurra, te pierdes tanto que en un segundo ves un pez raro agonizante y en otro un oso gigante computarizado correr frente a la cámara. En fin, en pocas palabras, sólo se trata de un fiasco total. Uno más para el terror moderno. ¿Quién podrá salvar esta clase de cine?

Obviamente no la recomiendo. Aunque si quieres correr el riesgo, tienes todo el derecho. Una película mediocre, con un director de cine que pareciendo tener muy buenas ideas, se encasilla sólo en su primer y único éxito. Queriendo rescatar algo bueno con un final, que en apariencia es inesperado, pero es lo más predecible que te puedas imaginar. Sales con un mal sabor de boca. La historia es tan absurda que te deja con más dudas que temor. ¿Qué pasó con los infectados sobrevivientes de la radiación? Ni siquiera los vemos más que en sombras o a lo lejos, no hay opinión al maquillaje. ¡No puedo opinar de ellos!

Entre las actuaciones, nos encontramos “talentos” no tan conocidos en películas de terror no tan conocidas que pretenden volverse exitosos ante producciones que lleven el nombre de “Oren Peli”. Tal como el actor australiano Nathan Phillips que apareció en “Wolf Creek”. Pero entre otros, Ingrid Bolsø Berdal, mejor conocida por las increíbles cintas de “Cold Prey 1 y 2”. Además del ex actor de Disney Jessie McCartney que la verdad no sé qué está haciendo en una película de ese clase. Pero algo verdaderamente terrible, son las escenas indefinibles entre “el suspenso y amor” cuando uno de los personajes intenta pedirle matrimonio a su novia antes de morir. Que por cierto, a esa chica rubia sólo la enfocaban para hacerle más visible su escote.

 

Al menos ya dije algo bueno de esta película…

 

 

 

Sinopsis: “seis turistas contratan a un guía de turismo extremo, quién los lleva a la abandonada ciudad de Pripyat, la antigua casa de los trabajadores del reactor nuclear de Chernobyl. Durante su exploración descubren rápidamente que no están solos”

Después de la explicación racional de el origen de los zombies, ahora les compartimos una serie de buenos films que no debes perderte  por nada del mundo.

El género de terror ha ido ganando muchos seguidores y es una gran noticia pero también la balanza se inclina a que muchas personas prefieren ver películas de zombies e infectados, últimamente han salido muy buenas películas de  zombies e  infectados.

Las nuevas generaciones no conocen algunas películas clásicas y  no se pueden perder algunos clásicos del cine de terror que aunque hayan pasado muchos años siguen gustando y deben ser vista por las nuevas generaciones, yo voy a poner una lista de las que realmente me han llamado la atención.

1.-Night of  the living dead 1968, esta película fue un verdadero clásico , George a romero hizo el guion y fue el director de esta película. Aunque también salió un remake me parece que en el año 1990 y dirigida por el genio de los efectos especiales Tom savini, para mi gusto estas dos películas son excelentes y merecen la pena ser vistas y entrar en tu colección.

2.-Zombie fleshs eaters es una de esas películas de zombies del año 1979 fue escrita por un verdadero maestro del cine de terror su nombre Lucio Fulci de origen Italiano, la película fue un hit en su época aunque no todos la conocen por qué no paso por latinoamerica.

3.-Dawn of the dead de 1978 y también la segunda película de George A. Romero fue un verdadero clásico de las películas de zombies, esta película en lo particular para mi gusto fue muy buena y también merece la pena tenerla en la colección, una historia bastante buena con un buen final, como dato curioso en esta película sale Ken Foree el actor que salió en kenan y kel , pero nada que ver he asi que no se preocupen .

4.- Re-Animator por Stuart gordon , esta película también luce con tintes de comedia en algunas partes pero es un excelente filme , esta película salió en el año de 1985 y fue un éxito total por la trama y también volviéndose en una película de culto.

5.-The serpent and the rainbown fue una película con mucho éxito y bueno también fue de esas películas que siempre serán recordadas.

Zombi: La creazione (2007)

Una mujer sale con vida de una explosión en un buque de salvamento. Dicha superviviente cuenta que se encontraba en una isla que no aparece en los mapas, en la cual fueron atacados por zombis. El único que cree tan extrana historia es el dueño de una empresa farmacéutica, que la convence para que viaje de nuevo a la isla, junto a un grupo de soldados.

 El bueno de Bruno Mattei nunca se cansa. A sus ochenta tacos, el tío sigue haciendo subproductos exploit con zombis y mucha hemoglobina. La verdad es que Mattei no tiene nada que hacer si lo comparamos con otros directores italianos del terror sanguinolento de su época, como Lucio FulciDario Argento (que nunca ha sido santo de mi devoción, pero le reconozco algo de talento) o incluso Lamberto Bava, que tiene mucha mierda en su haber, pero que coño, ha dirigido Demons (Demoni, 1985). Pero Mattei, dentro de sus muchas aburridas y mediocres caspas, tiene alguna cosa destacable, como Apocalipsis caníbal (de 1980, y conocida con otros muchos títulos, entre ellosVirus o Apocalypse domani). Siempre ha hecho basurilla, vale, pero lo de esta última película roza el esperpento y el morro más extremo. También conocida como Zombies: The Beginning (si la queréis buscar por Internet es más fácil de este modo), la cosa en cuestión lo que ofrece es un calco, casi plano por plano, de Aliens, el regreso (Aliens, 1986), incluso utilizando exactamente los mismos diálogos de varios momentos de aquella obra maestra.

Todo muy trash, pero sin gracia, pues parece una película amateur hecha por algún chaval acompañado de amiguetes. Y Mattei ya no es un chaval, no. Lo único que se puede destacar de esta broma pesada son algunos trucajes gore efectivos. Los hay cutres pero que dan mal rollo (el enano haciendo de niño, criatura extraña o algo), malsanos por mugrientos y decadentes (el clímax final) o extrañamente currados (el parto del zombi –una de las muchas copias de la citada Aliens, el regreso-). Algunos alicientes que no son suficientes para salvarnos de la tocada de cojones de hora y media que supone el engendro. Dudo que Mattei haya pagado algún tipo de derecho a James Cameron, por lo que, como se de cuenta (cosa que también dudo, pues no todos están tan locos como yo para buscar y ver tales porquerías), la broma le puede salir cara.

Lo mejor: Algún efecto gore curioso.

Lo peor: Todo lo demás.

Una De Amor… ¡Y De Zombies!

 Aún no lo supero. Han pasado semanas y créanme que no puedo. Bien, admito que no es de extrañarse, generalmente me quedo enamorado por películas que tengan que ver con vampiros, fantasmas, llantas asesinas, extraterrestres y por supuesto, no pueden faltar los maravillosos zombies. En esta ocasión, hablaré de ellos. Pero con un toque tan romántico, cuya trama se enreda entre sangre y más sangre, para forjar un film extraño, melancólico, humorístico y hasta de terror. “Make-Out Whit Violence” (Besarse con violencia). Posiblemente, si bien me es difícil de aceptar. Mi película de muertos que reviven favorita. Discúlpame  Romero, esta vez sí que te he traicionado.

Las películas de zombies están siendo criticadas severamente. Desde que vimos al gran George A. Romero reinventándose un nuevo estilo acerca de estos monstruos modernos con su afanada película: “La Noche De Los Muertos Vivientes”, presenciamos que los clichés siguen y siguen de una manera impresionante. Ya hasta tenemos series de televisión, cómics, videojuegos, mangas, caricaturas, animé, etc. Y si bien existen otras tantas producciones que no sólo se burlan de esto, sino que también intentan buscar otra explicación para la existencia de estas criaturas, tales como: “Zombies Nazis”, “Cementerio de Mascotas” o “Muerte Cerebral”.

Aclararé algo importante para empezar la crítica. Jamás, y lo digo enserio (ni siquiera el padre del cine zombie lo logró) una película de cadáveres andantes me había arrancado un pedazo de carne, y al mismo tiempo les digo, me provocó que rebolotearan mariposas en el estómago con cada escena. Al terminar me quedé pasmado. Intentaba explicármelo. “Fue la música de fondo”, “estabas sentimental ese día”, “¿no te desparasitaste, verdad?”. Y un sinfín de tonterías, que al final fueron ignoradas por la afirmación: “es la magia del cine”. Pero no cualquier cine de esos que quisieran atravesarse con lujosos efectos especiales como “Resident Evil”. Sino uno que te haga ver el mundo, la vida y la muerte, con ojos distintos. Intensamente distintos.

Primer largometraje dirigido y producido por los hermanos Deagol. Bajo las actuaciones de Eric Lehning,  Cody DeVos y Lea Alta sólo por citar a los principales, al lado de  un gran grupo de jóvenes cineastas, músicos y artistas novatos de  Hendersonville, Tenesse. Cuyos preparativos duraron  cinco años, ocho semanas de rodaje y dos años de postproducción, todo para darnos a conocer una nueva forma de entender el cine, con su gran estreno en el 2008. Que si bien, “Make-Out Whit Violence” pretende darle diversas vueltas de tuerca a todo lo que nosotros ya hemos conocido, tanto como “cine fantástico” pasando por el “cine de horror o zombie”, deja una huella que posiblemente será muy difícil de borrar.

Me agradó el sencillo, pero a la vez complejo concepto que nos encierra a preguntarnos: ¿Es una película más de zombies, o una metáfora acerca de lo que no podemos explicarnos? La película pareciera hablar de la muerte, y sí realmente lo hace. Sin embargo, toca temas aún más recurrentes a cerca de la vida. La perspectiva, vista desde los ojos de un par de adolescentes, nos presentan los temores al rechazo o al amor no correspondido. Además de los conflictos de pareja. Problemas de amor que simbolizan inmaduramente a esa edad, la muerte. Aunque aquí, tales riñas se siguen presentando de una forma demasiado drástica.

Como ya lo he dicho, existen tantas cuestiones a la vida, en una película que pareciera ser sólo de muerte. Tanto que me ha dado a entender que es una especie de crítica a ello. Una forma de ver lo terrible que es vivir. Empezando desde la adolescencia. Hasta aquel momento que podemos dar el paso a la madurez, como también, la espera a algo mejor en la etapa adulta. La verdadera complejidad que nos encierra en ese momento tan difícil cuando lo importante era ser popular,  sexo, vestir a la moda, estar con alguien (pareja), beber alcohol, sexo, drogas, fiestas mundanas, cigarrillos, lugares en dónde bailar, sexo y por supuesto, el sexo.

 

Pero, ¿qué podemos decir acerca de la muerte en esta película? Otra cosa importante que debemos y es necesario agregar, es sin duda las mil y una interpretaciones que se les puede dar a este film. Sobre todo, el final. Uno que oníricamente nos dice, “no termina aquí, nunca terminará”. Quizás tiende a darnos un consuelo, como también a explicarnos que nadie quiere visitar el tenebroso umbral de la muerte solo. Queremos ir acompañados. Quizás sin abandonar la vida, y regresar a este mundo de cualquier forma posible. Porque el temor de conocer qué hay más allá, puede transformarnos a todos en temibles zombies. Un innovador conflicto existencial.

Ahora bien, este tipo de zombies no podría ser clasificable. No aún. Dentro de la denominación de “película de zombie”, creo que sí tiene toda la razón, pero hay tantas diferencias a los clásicos hambrientos de carne humana. Así como en “Zombies Nazis”, los clichés se rompen, pero de una manera aún más distinta. Un cadáver que parece estar animado, pero el alma, aquella esencia peculiar que nos hace a todos humanos, no está. Razón por la que los personajes intentan devolverla “a la vida”. O mejor dicho, a lo que era antes. Pero las reglas del inframundo son peligrosas y sumamente desconocidas. Un tanto fantasmal, pero sobretodo, al mejor estilo zombie. ¡Muy original!

Película altamente recomendable. Y lo digo de dos formas. Una para los amantes del horror, pero otra para aquellos que simplemente gustan de alguna historia romántica, pero bajo las influencias de la cultura zombie. Créanme que esto va más allá de un humor barato. Es sumamente negro y muy bien acomodado para hacernos reír, llorar y hasta asquearnos de la muerte. No tendremos más zombies al estilo del gran Romero, pero ese cambio que nos ofrece es, sin lugar a dudas, una forma de callar a los que creyeron haberlo visto todo. No es ridícula, ni apocalíptica. Tampoco cae en los lugares comunes como en cualquier otro film de muertos vivientes. Es una película que deja en segundo plano a los zombies, pero en primer lugar a la crítica tan rotunda hacia el amor, la vida… ¿y por qué no?, hasta la muerte.

 

Sinopsis:

“Un joven debe cumplir el amor no correspondido por una chica que ha resucitado de entre los muertos.”

¿Quién puede matar a un niño?

Una pareja americana, de vacaciones en España, acude a una pequeña isla para pasar un día tranquilo. Una vez allí, comprueban que en la isla no hay presencia de adultos. Los únicos que se encuentran a sus anchas por las calles son niños. El misterio aumenta cuando son testigos de un terrible crimen perpetrado por dichos niños.

La carrera en el cine de Narciso Ibáñez Serrador fue corta, pero impactante. Con tan solo dos películas, consiguió un hueco de oro dentro del género de terror. Algo que también fue confirmado, en el medio televisivo, con la mítica serie Historias para no dormir (1965-1982). Con La residencia (1969) se marcó un taquillazo. Llevó hasta el cine a tres millones de espectadores, en un éxito proporcional al que más actualmente ha tenido el cine español del género con Los otros (2001) y El orfanato (2007). Pero esta historia, más de suspenso que de terror, no siempre efectiva aunque dirigida e interpretada con solvencia, no mostraría todo el potencial que tenia Chicho entre manos. Su verdadera obra maestra la consiguió unos años después con la película que nos ocupa. Y esto, sin olvidarnos de su magnifico episodio, a modo de telefilme, para la citada Historias para no dormir, titulado El televisor (1974). ¿Quién puede matar a un niño? también obtuvo un éxito importante, aunque menor al de La residencia. Lo que no impidió que se convirtiese en una de las películas de culto por antonomasia de nuestra cinematografía. Se trata de una propuesta más difícil, mucho más cruda.

 En cierto modo, Narciso es un director similar al George A. Romero del cine zombi. De hecho, ¿Quién puede matar a un niño? es una gran película de zombis, sin necesidad de que la amenaza haya vuelto de la muerte. No solo se centra en el terror, la sangre o el impacto, sino que además hace hincapié en la crítica social poco sutil. Esos niños locos, alienados, de la isla a la que viajan los protagonistas, son la respuesta a la devastación que los adultos provocan en ellos. Las guerras, los maltratos, los abusos. Los niños, en muchas situaciones, son los que pagan la peor parte en los conflictos “de los mayores”. De ahí que, a través de la metáfora, los pequeños comienzan su particular invasión, lenta pero aterradora, para adueñarse del mundo que los adultos no saben mantener. Nos quedan momentos como el de la piñata, o ese brutal clímax final que más de uno se sorprendería al ver en un cine treinta años después.

Narciso era un visionario del género. Lastima que lo abandonase en favor de telebasura varia. Recientemente volvió a hacer acto de presencia con el fallido experimento Películas para no dormir, del cual surgieron algunas cosas interesantes, como Para entrar a vivir, dirigida por Jaume Balagueró, pero también decepciones, como la horrible La habitación del niño, de Alex de la Iglesia, o la propia propuesta de Narciso, titulada La culpa.

Lo mejor: Impresionante de principio a final. El ritmo in crescendo de la trama, la brutalidad cada vez mayor de las escenas de terror, provoca una sensación de mal rollo difícil de igualar. Los últimos minutos son para ver una y otra vez.

Lo peor: Que el cine de terror español no vuelva a sorprender con producciones de esta calidad (salvo alguna grata excepción como Rec (2007).

¡Es De Locos!

Vamos a criticar una de payasos, ¿qué les parece?

Ahora bien, esto me pasa siempre que menciono la palabra “payaso”, sobretodo refiriéndome a films que tengan que ver con estos seres de nariz roja. Y como si nada, todos empiezan con sus comentarios de: “yo no quiero ver la película de IT porque me traumó de por vida”. Y yo sólo que estaba pensando en la cinta que ahora me toca criticar: “Killer Klowns”.

Sin duda, “Eso, el payaso”, quien fuera la adaptación del libro de Stephen King, es una de las cintas más tenebrosas, además de que en el género de terror, ha sido una joya de culto que ha perdurado aún en nuestros días. Y ciertamente, la considero una de mis películas y libros favoritos. Como también está de más agregar acerca de los traumas causados a tantas personas. Seguro conoces algún caso, pues yo conozco muchísimos.

Pero como también  conozco casos de gente que no puede ni escuchar a IT”, conozco otros, aunque no lo crean, que se han traumado de por vida por los “Payasos Asesinos Del Espacio Exterior”. Película dirigida por los hermanos Chiodo, artistas de efectos especiales. Y estrenada en los maravillosos años de los 80. En 1988 para ser más exactos. Que como ya lo había aclarado en otras críticas, esta obra de arte se une a la larga lista del cine de monstruos.

Ahora bien, hablar de este tipo de películas, tanto para hacer una crítica, como para recomendarla, créanme, es un peligro inminente. Me siento como el clásico experto en bombas decidiendo qué cable cortar, si el rojo o el azul. Y es que sinceramente me enfrento a que me digan “¿Esa es tu recomendación?, es la película más mala que he visto”. A pesar de eso, no los culparía, están en su derecho. Los efectos especiales tienen ciertos problemillas si los vemos desde nuestra actualidad tan llena de “Harry Potter” y “Crepúsculo”, pero son respetables si nos instalamos en aquella época.

Pero sin temor alguno y atreviéndome a lo peor, he de decir que… así es, yo Héctor Jesús recomiendo esta película aunque muchos me van a criticar. Por ello, dentro de los siguientes párrafos he de convencerlos fundamentándoles ciertas cosas que hacen esta producción, destacable hasta cierto sentido.

Empecemos diciendo que la idea suele ser estúpida a simple vista. Claro, más de uno ha de decir que no les bastó con lo estúpido que ha sido colocarle el nombre de: “Payasos Asesinos”, por lo que han decidido añadir algo todavía más estúpido: “Del Espacio Exterior”. Pues déjenme comentarles que la idea no se manejó como algo sin una motivación  específica, de hecho sí la hay y la mencionan casi al final. “No son payasos, son una especie de criatura o animal que parecen a payasos” o bien, la conjetura número dos que nos dice: “Quizás las primeras civilizaciones los vieron antes, y a partir de ese momento copiamos la idea de los payasos”.

Si pensamos en eso, pues realmente podría ser aceptable la justificación que nos dan. Al menos a mí me ha convencido. De acuerdo, no soy payasos, sino que nosotros lo relacionamos como tal. Ahora bien, la trama de la película no parece ser tan compleja, es el clásico invasión al mundo en pequeña escala ya que todo transcurre dentro de un pueblo. Pero si bien la película es un clasiquísimo inolvidable, lo sorprendente no es eso, sino el bajo presupuesto en el que se llegó a manejar. Básicamente de 2 millones de dólares. Los payasos, siendo títeres, con los efectos visuales, fueron creados casi en su totalidad por los cineastas a un precio bastante bajo. Hay que reconocer eso.

Y siendo una película al puro estilo de clase B, une la fantástica ciencia ficción, el terror y lo que es más destacable todavía,  comedia. Como se ha practicado en muchas películas, como “The Blob”, “Critters” o “Gremnlis”, que sirve para atrapar toda clase de interés. Es decir, un film que no es precisamente un tema serio, sino que más bien prefiere ser tomado como para pasar el tiempo. Pero también es algo que se empapa incluso con humor negro o ácido. Una verdadera locura si me dejan añadir. Además, dentro del cine Bizarro, esta película es una maravilla sin precedentes. Sólo hay que verles la cara a esos tiernos payasitos.

No digo que lo que van a ver sea el terror puro y en persona, pero de verdad que la disfrutarán mucho. Hay ingenio, creatividad, gran maquillaje, excelentes escenarios y una obscura diversión que sólo estos seres del espacio nos pueden ofrecer. Parodiando incluso muchas películas de extraterrestres con los clásicos clichés que todos hemos de conocer. Enfatizando uno de ellos, en la portada de la película hay una frase que dice: “En el espacio, nadie puede comer helado”, lo que en la primera película de “Alien, el octavo pasajero”, la frase principal era: “En el espacio, nadie podrá escuchar tus gritos”.

Existe una escena (de la que no pienso hacer tanto spoiler) en la regadera, donde los hermanos Chiodo quisieron competir con el clásico de clásicos, “Psicosis”, de Alfred Hitchkock, sustituyendo el remolino del WC por el desagüe de la ducha. Esto me resultó tan interesantísimo al leerlo, ya que muchos compararían el nivel de las películas del maestro del suspenso, Hitchkock, con la de “Killer Klowns”. ¿Y por qué no?, me atrevo a preguntar: ¿con cuál te quedarías? Yo me reservo la respuesta, pero les digo a todos que he decidido colocar esta cinta como una de mis favoritas.

En cuanto a banda sonora, el film sólo tiene un tema escrito especialmente para la ocasión por el grupo de rock “The Dickies”. Y gracias al éxito rotundo que ha dejado desde su estreno, se fabricaron juguetes, trajes para halloween, “palomitas Klowns” y un sinfín de cosas referentes a la película. De igual manera, para homenajear a los directores, se creó una banda llamada “Chiodos”, honrando a sus apellidos. Así que, si dejamos de lado nuestros gustos a films más palomeros, quizás podamos ver una producción de este estilo, creativamente lunático de los años 80.

Pero lo que es más sorprendente aún, es la secuela que está a punto de estrenarse para el próximo año, en el 2013. Los hermanos Chiodo lo han anunciado y de a cuerdo a ciertas críticas profesionales, se espera que el éxito sea tan incontenible como la primera. ¡Hay que ser pacientes!

Ciertas escenas, son psicológicamente aterradoras. Por lo que no está nada mal la mezcla de géneros que hacen de esta, una obra maestra.

Sinopsis:

“Hay una invasión alienígena al planeta Tierra que descienden cerca de una pequeña población rural, no desde un platillo volante, sino desde un circo volante. Los extraterrestres tienen una apariencia, consecuentemente, de monstruosos payasos.”

Trailer:

¡Nadie Lo Verá Entrar, Nadie Lo Verá Salir!

Era obvio que fuesen muy bien recibidos los efectos especiales en la historia del cine. Desde cortometrajes como “Viaje a la luna” de George Melies de 1902,  que también destaca por ser la primera producción de ciencia ficción en la historia. Hasta largometrajes como “La Isla Perdida”  de Frank Launder en 1949.  Sin embargo y sin menos preciar a las películas mudas ya mencionadas, lo que de verdad impactó aún más, y nubló el horizonte de lo ya visto, fueron los efectos especiales del cine sonoro. Como “King Kong” de 1933 y “El Hombre Invisible” del mismo año. De ésta última, explotándose al máximo la tecnología de aquel entonces. Leer el resto de esta entrada »